Templo de San Pedro Apostol, más conocido como "la Capilla Sixtina de América"

En el Sur del Perú, dentro de la Región donde antes fue el corazón del imperio inca, en el poblado de Andahuaylillas se ubica El templo de San Pedro Apóstol, más conocido como la “Capilla Sixtina de América” y no porque también lo haya pintado Miguel Ángel, sino porque en su interior se encuentra una verdadera obra de arte.

El acogedor pueblo de Andahuaylillas se encuentra a unos escasos 40 kilómetros de la ciudad del Cusco, sus tierras fértiles bañadas con las aguas del rio Vilcanota y su clima templado debido al valle donde se encuentra, lo convierten en un lugar agradable haciendo que en los primeros a los de la colonia se instalaran personajes de cierta importancia - como el virrey Francisco de Toledo a quien se le atribuye la fundación del pueblo - de las cuales son testigos mudos las casonas que aún se puede encontrar.

Interior del templo de San Pedro Apostol, la Capilla Sixtina de América

Hoy en día Andahuaylillas es un poblado de casi 5000 habitantes que diariamente recibe a los viajeros en su serena plaza de armas, la hermosa iglesia que se encuentra allí, no parece tener nada de diferente con respecto a las demás iglesias que se construyeron en épocas del virreinato, esta iglesia se levanta sobre una plataforma a la cual se tiene acceso a través de las gradas (nada de diferente con las iglesias de la región), en estas plataformas se erigen tres cruces desnudas hechas de piedra con una altura considerable, sin embargo recién al poner el primer pie dentro del templo se puede observar la gran diferencia o mejor dicho las características que convierten al templo de San Pedro de Andahuaylillas "Unica".

Algunos historiadores indican que al igual que en muchos lugares del Perú, la iglesia se levantó sobre una huaca, esto debido a que en su interior se puede presenciar rastros de pinturas y muretes incaicos. Sin embargo, lo que más llama la atención es todo el techo pintado como en la capilla Sixtina de Roma, además de todos los inmensos que adornan los muros del templo, su tallado en pan de oro como ya es natural en las capillas, los murales pintados en los zócalos, su pulpito, su altar decorado con una infinidad de detalles cuidadosamente elaborados por los antiguos artesanos peruanos y bañados en pan de oro, son solo una muestra de todo lo que el templo de Andahuaylillas ofrece a los turistas; no es inusual que muchos de los Cusqueños incluso turistas tanto nacionales como extranjeros deseen dar el "sí" definitivo en este tan hermoso templo y llegar a contraer matrimonio.

La Capilla Sixtina de América, el templo de San Pedro Apostol

A pesar que el templo se encuentra consagrado bajo la advocación de San Pedro Apóstol, en el altar se puede apreciar a la Virgen del Rosario, Los jesuitas tomaron posesión de este templo durante el periodo 1628 – 1636, consta de una sola nave con capillas laterales, además todas sus paredes tienen un espesor de más o menos 80 cm y son exclusivamente de adobe. Dentro de los monumentales cuadros se pueden observar pinturas de Luis de Riaño, Diego Quispe Tito además de algunos otros cuadros anónimos adjudicados a la Escuela Cusqueña de Pintura, como un detalle muy importante acerca de los murales son los que se encuentran en cara interior de la pared de la entrada, estos dos murales representan los dos caminos de la existencia del ser humano, hacia la izquierda el camino fácil e inmoral que conducen al infierno y en la derecha el camino difícil y dedicado que lleva al paraíso, y a pesar de su sencilla simbología – tal vez con fines didácticos – no logra opacar la fuerza expresiva de la misma.

Mural que muestra los dos caminos en la vida

El exterior del templo es de estilo renacentista popular, por otro lado el interior es de estilo barroco, este mezcla de estilo es la que se sobreponía en las épocas coloniales, y si te preguntas porque, basta con imaginarse a las masas del pueblo del incanato que se estaban insertando en el cristianismo, entrar a esta iglesia y percibir visualmente el poder de la nueva fe manifestado en una riqueza escultórica y pictórica que los envolvía no solo desde los cuadros sino también desde el techo de este hermoso templo, y para finalizar otro de los detalles que no pasan desapercibidos por ningún turista son las letras que existen en el baptisterio, en ella se puede ver claramente una inscripción que dice: “Yo te bautizo en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén” esta inscripción no tendría nada de curiosa si no fuera porque está escrita en latín, español, quechua, aimara y puquina, claro testimonio que en Andahuaylillas estuvo uno de los grandes centros de traducción de las lenguas Incas de la Arquidiócesis del Cusco.

Lienzos en el interior del templo de San Pedro Apostol

Por este y muchos otros motivos, no te quedes con las ganas de Visitar este gran atractivo turistico, ven y conoce Andahuaylillas, Tipon, Pikillacta y todo el Valle Sur de la ciudad Imperial del Cusco, capital del mas grande imperio de Sudamerica, que esperas...

Comentarios